Define tus metas para el 2014

26 dic

metas2013

La mayoría de las personas -7 de cada 10 para ser exactos- se plantea nuevos retos y objetivos para el nuevo año.

Algunos, especialmente los lectores de este tipo de blogs, hacen una lista de aquellas cosas que esperarían cumplir o alcanzar; sin embargo, cuando el año ya fenece, vemos que hemos cumplido cosas que no estaban planificadas y, asimismo, que lo planificado no ha sido cumplido.

¿Te suena familiar?

Por supuesto, este año esperamos que las cosas sean diferentes y que nuestra lista de objetivos sea efectivamente cumplida a cabalidad. Para alcanzar este ambicioso cometido me permito incluir algunas recomendaciones que pueden ser de utilidad.

Definir las metas correctas

Existen cosas que quisiéramos conseguir, logros que quisieramos alcanzar; no obstante, algunos de estos, nada más, nos suenan bien. Una meta bien definida es aquella que realmente nos apasiona, y por la cual haríamos cualquier cosa por alcanzarla.  Una meta correcta parece imposible, pero, a la vez, nos genera esa emoción -y motivación- interna de que sí podemos alcanzarla. Nos presiona para que nos esforcemos al límite, o más allá.

Priorizar

No es necesario fijarse demasiadas metas simultáneamente. Menos es más. De tu listado anual, selecciona dos o tres al mismo tiempo y engánchate hasta haberlas cumplidos. Para no sobrecargarte puedes optar por cumplir una meta personal, otra laboral y una familiar. Al final del año, su cumplimiento te harán sentir que el año fue productivo, no solo en tu carrera sino en tu vida personal.

Concentración

Una meta no puede ser cumplida “a medias”. La alcanzas o no. Si quieres realmente alcanzar tus metas, debes rehusarte a aceptar cualquier circunstancia que pueda poner el riesgo tus sueños. Aunque sea complicado, acostúmbrate a decir NO con frecuencia.

¡A trabajar!

Cuando se tiene una gran meta, podrías llegar a sentirte estresado y abrumado, lo que provocaría que esa meta se posponga indefinidamente. No caigas en la trampa. El estrés es, hasta cierto punto, saludable si es que se está trabajando; más bien es muy dañino cuando no estás haciendo nada.

Para evitar ver a tu objetivo como un gran “elefante”, podrías descomponerlo en proyectos, actividades y, a su vez, en tareas concretas (el método GTD podría serte útil). El ir armando poco a poco el rompecabezas aliviará la presión y te podrá ir dando la pauta de si estás por el camino correcto.

No hay excusas…

Ante cualquier contratiempo, siempre habrá una bandeja completa de excusas, lista para ser consultada: no tengo el dinero suficiente, no me siento con ánimos hoy, no tengo las herramientas adecuadas. Todos sabemos -y especialmente tú- que no importa cuánto nos hayamos esforzado, lo importante son los resultados.

Sí, está permitido quejarse, tener iras, etc.; pero luego de 15 minutos de reflexionar en paz, te darás cuenta de la agradable sensación que genera el haber armado una pieza más del rompecabezas, y habrá valido la pena.

Comienza con lo que tienes, los mejores recursos los irás encontrando en el camino.

Algunas herramientas

La mejor manera, o la única, para poder organizar tu listado de metas para el nuevo año es escribíendolas. Si eres más tradicional un pedazo de papel y un bolígrafo bastarán. Por el contrario, si eres de los que tienen una Vida 2.0, existen algunos webtools realizadas ex profeso para este cometido: mysomeday, lifetick, 43things. Si los sistemas te parecen muy complejos, basta con listas minimal como Done.io o Ta-da lists.

En lo personal seguiré con mi inseparable Moleskine.

Los números de 2012

13 ene

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

19.000 personas caben en el nuevo Centro de Barclays para ver la actuación de Jay-Z. Este blog fue visto sobre 85.000 veces en 2012. Si fuera un concierto en el Centro de Barclays, tomaría cerca de 4 conciertos con entradas agotadas para ganar estas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

¿Es la calle una selva de cemento?

3 dic

2820017782_73c8db3a62

“La calle es una selva de cemento y de fieras salvajes, cómo no, ya no hay quien salga loco de contento, donde quiera te espera lo peor”. Sí, Héctor Lavoe y Juanito Alimaña (¿con mucha maña?) se han encargado de que la expresión “selva de cemento” y sus obvias derivaciones “jungla de asfalto” o “jungla urbana” sean aceptadas como la analogía arquetípica de nuestras metrópolis, en donde las presiones de la modernidad han convertido a los ciudadanos en “animales salvajes” que libran diarias batallas para garantizar su sobrevivencia. Es una forma ilustrativa, y hasta amena, de describir el modus vivendi de las pobladas concentraciones humanas; pero no es la única, ni la más precisa.

Hace cuarenta años, el zoólogo inglés Desmond Morris planteó una perspectiva más científica: en su hábitat natural, los animales salvajes no se mutilan a sí mismos, no se masturban en exceso, no atacan a su prole, ni tienen úlceras, ni padecen obesidad, ni cometen asesinatos. Estas circunstancias ocurren entre los habitantes de las ciudades. Sin embargo, estas conductas se observan también en los animales cuando están encerrados en las jaulas de un zoológico, por lo que se puede concluir que la ciudad no es una “selva de cemento”, sino más bien, como señala Morris, un zoo humano.

En este sentido, el animal-humano-urbano hace mucho que no vive en su medio natural, ha abandonado la esencia cooperativista y solidaria de aquellas tribus en que todos los miembros se conocían y asumían roles específicos para garantizar alimento, vivienda y vestido para todos. Por su propio albedrío, y al igual que el solitario león del zoo, hoy está atrapado en una jaula compartida con miles de extraños con quienes apenas puede cruzar una palabra. Las ciudades están llenas de solitarios.

En este conglomerado interpersonal, la lucha por la dominación social se intensifica: “o domino o me dominan”. No obstante, al tratarse -en principio- de seres civilizados, las prácticas violentas no son aceptadas; por lo que esa ficticia superioridad tan buscada sólo se logra gracias a la ocupación de un peldaño cada vez más alto en la “escala social”.  La carrera por el ascenso social es desenfrenada, sangrienta, ¿salvaje? Muchos fracasan en el intento, y al final sólo los más fuertes llegan a ocupar aquellos privilegiados puestos de autoridad, riqueza o poder.

A pesar de que las plazas de señorío son muy limitadas, el número de aspirantes se mantiene en continuo crecimiento. El deseo de dominación es demasiado humano. Aquellos que pierden una contienda, inmediatamente emprenden otro derrotero hacia el éxito, tal vez uno más especializado, con menos competencia o acaso ridículo. De cualquier forma, la intención es llegar a saborear el poder.  Por supuesto, el poder alcanzado dentro de un grupo reducido será, igualmente, reducido; por lo que el buscador de estatus difícilmente habrá satisfecho su necesidad de supremacía y estará siempre al acecho de una nueva oportunidad para continuar su ascenso. Sí, la carrera hacia la cúspide es, prácticamente, interminable; y aquellos que se han quedado rezagados no tendrán más opción que crear una quimera en donde parecen menos subordinados de lo que realmente son.

Ante lo expuesto, no deberíamos alarmarnos (tanto). El animal humano, asimismo, es creativo, pujante, emprendedor; y la historia está llena de situaciones adversas de las cuales ha salido victorioso. No existen impedimentos, por tanto, para que en algún momento por fin supere las diferencias con sus semejantes y construya esa utópica metrópolis tribal, en donde las sociedades se interrelacionen bajo el espíritu de la cooperación y la solidaridad.

¿Antes se leía más?

1 abr

¿Se puede aseverar que hoy se lee menos? Hasta no revisar un estudio completo respecto al tema, podemos construir varias teorías al respecto. La más difundida, y obvia, es que el avance de los medios audiovisuales han alejado a las personas de la lectura. Por supuesto, si analizamos las estadísticas de ventas de periódicos y revistas, este supuesto parecería encontrar un respaldo teórico.

Sin embargo, este observación superficial no llega a medir cuánto lee la gente, sino únicamente cuántos soportes físicos de comunicación se venden. Esta condición, sin mayor rigurosidad científica, puede comprobarse planteando algunas escenas cotidianas.

Hasta hace un par de décadas, las fuentes de acceso a la información se limitaban a libros, periódicos y revistas. Así, para poder encontrar conocimiento específico sobre algo que nos interese, había que esperar a que nos llegue el último número de alguna revista de suscripción o tener la fortuna de hallar alguna rareza en las bibliotecas locales.

Gracias al internet, hoy tenemos acceso directo, inmediato y en muchos casos gratuito a una variedad de artículos, manuales, foros, blogs, listas, libros, etcétera; espacios virtuales que permiten encontrar información sobre cualesquier ciencia, pasatiempo o necesidad que tengamos. Por ende, es lógica una disminución en ventas de publicaciones, mas no de la lectura como actividad.

Incluso, podemos hacer un pequeño experimento. Una cuenta de twitter con, más o menos, 23 000 actualizaciones, cada una con una media de 100 caracteres, ha producido un contenido 2 300 000 caracteres. Si alguien ha seguido desde el inicio a esta cuenta, habría leído el equivalente al libro de Don Quijote de la Mancha.

En definitiva, considero que lo que que ha ocurrido es un cambio de la plataforma que utilizamos para leer. Desde siempre la lectura se ha presentado como un pasatiempo que no necesariamente le gusta a todos.

Catch Notes, una interesante alternativa a Evernote

26 mar

Cuando parecía que Evernote se estaba convirtiendo en la app dominante en la categoría de aplicaciones multiplaforma para tomar nota, aparece una opción renovada: Catch Notes.

En esencia, Catch Notes hace lo mismo que Evernote: registra notas de texto, permite adjuntar imágenes, grabaciones de voz, geolocalizaciones; todo esto debidamente organizando. Igualmente, también ofrece aplicaciones móviles para Android, iPhone, iPad; y la capacidad de compartir públicamente las notas ingresadas.

Si bien la herramienta del elefante ha ganado mucha potencia conforme ha avanzado en sus versiones, son estas mismas mejoras las que han hecho que, en mi opinión, hoy el servicio sea demasiado cargado y complejo. Así, Catch Notes se presenta con una interfaz minimalista, intuitiva y con opciones concretas para facilitar el ingreso de nuestra información sin distracciones.

Otra característica interesante es la gestión de etiquetas en las notas, a partir de imitar el uso de los *hashtags* (#) tan populares en twitter.

Catch Notes: Gratis o $50 la cuenta premium.

5 cosas que necesitas saber para encontrar el trabajo de tus sueños.

19 mar

Una de las claves de la felicidad es encontrar el trabajo que amas, aquel que te permita realizar cosas que te apasionen, te inspiren y motiven. Sin embargo, la primera pregunta a resolver es ¿cuál es ese trabajo?, es complejo, pero no imposible. Aquí algunos consejos para facilitar tu búsqueda.

1. El trabajo no te encontrará, tienes que buscarlo. Seguir la misma rutina todos los días no te conducirá hacia el trabajo que amas. Si bien mucha gente encontró sin mayor esfuerzo su actividad ideal, la mayoría de personas no son tan afortunadas. Hay que moverse, empezar hoy mismo la búsqueda.

2. No pares de buscarlo hasta que lo encuentres. Como decía Steve Jobs: “ama lo que haces, no te conformes”. Si encuentras algo que es aunque sea un poco mejor que tu actual actividad, es mejor. No obstante, no te quedes ahí, sigue buscando y no pares.

3. Busca inspiración haciendo cosas divertidas. Experimenta nuevos pasatiempos, conversa con gente nueva, lee artículos, visita lugares interesantes. la inspiración apareceré donde menos lo esperes.

4. Probablemente no te enamorás de tu trabajo hasta que seas bueno en ello. En algunos casos sabrás que amas algo una vez que lo encuentres, pero tu misión es esforzarte al máximo hasta ser el mejor en esa actividad. Una vez que domines tu trabajo no podrás parar de hacerlo. La emoción te atrapará.

5. Una vez que encuentras el trabajo ideal, tienes que entregarte a él. Lo que has encontrado es un regalo, no lo arruines. Esto no quiere decir que debas relegar a un segundo plano las otras cosas que te apasionan en la vida (familia o amigos), pero cuando estés en tu tiempo laboral, hazlo con devoción.

“Tienen que encontrar eso que aman. Y eso es tan válido para su trabajo como para sus amores. Su trabajo va a llenar gran parte de sus vidas y la única manera de sentirse realmente satisfecho es hacer aquello que creen es un gran trabajo. Y la única forma de hacer un gran trabajo es amando lo que hacen.” Steve Jobs.

foto Lifehacker / via zenhabits

Los números de 2011

3 ene

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un reporte para el año 2011 de este blog.

Aqui es un extracto

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog fue visto cerca de 34.000 veces en 2011. Si fuese un concierto en la Ópera, se necesitarían alrededor de 13 actuaciones agotadas para que toda esa gente lo viera.

Haz click para ver el reporte completo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores